131 Abrí mi boca y suspiré, porque anhelaba tus mandamientos.