158 Veo a los pérfidos y me repugnan, porque no guardan tu palabra.