162 Me regocijo en tu palabra, como quien halla un gran botín.