164 Siete veces al día te alabo, a causa de tus justas ordenanzas.