18 Abre mis ojos, para que vea las maravillas de tu ley.