83 Aunque he llegado a ser como odre al humo, no me olvido de tus estatutos.