2 ¡Señor, oye mi voz! Estén atentos tus oídos a la voz de mis súplicas.