4 Pero en ti hay perdón, para que seas temido.