8 Porque mis ojos miran hacia ti, oh DIOS, Señor; en ti me refugio, no me desampares.