10 No se deleita en la fuerza del caballo, ni se complace en las piernas ágiles del hombre.