18 Se enfrentaron a mí el día de mi infortunio, mas el SEÑOR fue mi sostén.