26 Con el puro eres puro, y con el perverso eres sagaz.