38 Los destrocé y no pudieron levantarse; cayeron debajo de mis pies.