4 El de manos limpias y corazón puro; el que no ha alzado su alma a la falsedad, ni jurado con engaño.