3 Porque delante de mis ojos está tu misericordia, y en tu verdad he andado.