10 Porque aunque mi padre y mi madre me hayan abandonado, el SEÑOR me recogerá.