7 Escucha, oh SEÑOR, mi voz cuando clamo; ten piedad de mí, y respóndeme.