6 Bendito sea el SEÑOR, porque ha oído la voz de mis súplicas.