8 A ti, oh SEÑOR, clamé, y al Señor dirigí mi súplica: