3 Mientras callé mi pecado, mi cuerpo se consumió con mi gemir durante todo el día.