5 Los que a El miraron, fueron iluminados; sus rostros jamás serán avergonzados.