17 Porque los brazos de los impíos serán quebrados; mas el SEÑOR sostiene a los justos.