30 La boca del justo profiere sabiduría y su lengua habla rectitud.