4 Yo dije: Oh SEÑOR, ten piedad de mí; sana mi alma, porque contra ti he pecado.