7 pues tú nos has salvado de nuestros adversarios, y has avergonzado a los que nos aborrecen.