6 Y los cielos declaran su justicia, porque Dios mismo es el juez. (Selah)