2 No, pues en el corazón cometéis iniquidad; la violencia de vuestras manos repartís en la tierra.