2 Así te contemplaba en el santuario, para ver tu poder y tu gloria.