9 El es quien nos guarda con vida, y no permite que nuestros pies resbalen.