11 diciendo: Dios lo ha desamparado; perseguidlo y apresadlo, pues no hay quien lo libre.