23 Sin embargo, yo siempre estoy contigo; tú me has tomado de la mano derecha.