6 A tu reprensión, oh Dios de Jacob, auriga y caballo cayeron en profundo sueño.