8 Hiciste oír juicio desde los cielos; temió la tierra y enmudeció