64 Sus sacerdotes cayeron a espada, y sus viudas no pudieron llorar.