3 Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro sobre nosotros, y seremos salvos.