12 Por eso los entregué a la dureza de su corazón, para que anduvieran en sus propias intrigas.