8 ¡Levántate, oh Dios, juzga la tierra! Porque tú posees todas las naciones.