1 ¡Cuán preciosas son tus moradas, oh SEÑOR de los ejércitos!