12 Oh SEÑOR de los ejércitos, ¡cuán bienaventurado es el hombre que en ti confía!