3 Ten piedad de mí, oh Señor, porque a ti clamo todo el día.