5 Pues tú, Señor, eres bueno y perdonador, abundante en misericordia para con todos los que te invocan.