8 No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor, ni hay obras como las tuyas.