18 Pues del SEÑOR es nuestro escudo, y del Santo de Israel nuestro rey.