22 No lo engañará el enemigo, ni lo afligirá el hijo de maldad.