9 Tú dominas la soberbia del mar; cuando sus olas se levantan, tú las calmas.