5 Tú los has barrido como un torrente, son como un sueño; son como la hierba que por la mañana reverdece;