5 No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día,