22 Pero el SEÑOR ha sido mi baluarte, y mi Dios la roca de mi refugio.