11 Porque sol y escudo es el SEÑOR Dios; gracia y gloria da el SEÑOR; nada bueno niega a los que andan en integridad.
12 Oh SEÑOR de los ejércitos, ¡cuán bienaventurado es el hombre que en ti confía!