10 de la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.